Jaume Serra

Me dirijo a vosotros con la intención de agradeceros la ayuda y apoyo constantes. Van pasando los años y ver que el proyecto que creé en 1995 con toda la ilusión del mundo sigue existiendo y no solamente eso, sino que sigue con más fuerza que nunca es una sensación completamente embriagadora. Saber que hay muchísima gente que consigue obtener el alimento que necesitan gracias al trabajo que realizamos día tras día y a lo que durante todos estos años hemos construido junto a las empresas, los voluntarios y las entidades que nos acompañan en nuestra labor, es algo que me llena y que me da las fuerzas para seguir adelante a pesar de llevar tantos años al frente del proyecto. Me siento enormemente orgulloso de formar parte de esta entidad y de ver que aquello que un día pasó por mi mente hoy es toda una realidad. Una realidad que trae esperanza a todo aquel que se acerca a nuestras instalaciones, bien sea para solicitar nuestra ayuda o para ofrecernos el tiempo del que dispone para ayudarnos en nuestra labor. Ver que día tras día los proyectos van creciendo y multiplicándose, para un humilde servidor es una alegría constante y este año, sin duda alguna ha tenido mucho de especial.

Para mí ha sido un año complejo, se nos propusieron retos que no sabíamos cómo afrontar pero afortunadamente siempre encontramos “una puerta abierta a la esperanza” con la que podemos avanzar y seguir adelante con esos proyectos. Hemos llevado a cabo nuevos programas adaptados a la situación actual y ver como se ha volcado la sociedad valenciana para ayudarnos en toda esta crisis sanitaria ha sido increíble. Gracias a todos aquellos que día tras día apoyáis nuestra labor ya sea con pequeñas o grandes aportaciones porque como muchos sabrán, lo importante para entidades como la nuestra no es la cantidad que se da, sino el propio hecho de las donaciones y aportaciones que son realmente las que nos permiten seguir día tras día con nuestro cometido, aquel que hace 25 años nos propusimos y que seguimos cumpliendo con mucho esfuerzo y dedicación.

Por último, quería recordar a todos aquellos que hemos perdido, porque este año nos ha dejado un vacío inmenso en nuestros corazones y también dar mi más sincera enhorabuena a todas las entidades, colectivos, particulares, empresas… que durante este año han decidido unirse a realizar labores sociales, ya sea con nosotros o con otras entidades sin ánimo de lucro porque estas cosas son las que hacen que las sociedades avancen. Nuevamente, miles y miles de gracias por tanto.

Gracias de todo corazón.

Jaime Serra Peiró

Share This